VISITA A LA CENTRAL DE GAMES WORKSHOP

Enlazando con el anterior post de mi compañero Igcaspe, los que nos quedamos más días después del Salute hicimos una escapada a la central de la empresa que me vio nacer como jugador de miniaturas. Es innegable que Games Workshop no ha estado en sus mejores años, pero aparte de creer que lo está enmendando no podía dejar pasar esta oportunidad. Para los impacientes diré que la visita resultó increíble, pero me gustaría matizar un par de cosas.

La central está en Nottingham a escasas dos horas en tren de Londres. Nada más acercarte a la sede, ves que el paradigma ha cambiado, ya no te recibe uno de los orgullosos hijos de Guilliman, sino un guerrero sagrado de Sigmar y tampoco podrás ver el Aquila imperial, ha dejado paso a Ghal Maraz sin duda preludio de que algo ha cambiado (si es para mejor o peor lo dejo a discreción del lector). No obstante, al rodear el edificio podemos encontrar tanto el Aquila como la estatua del marine.

La parte visitable está bien diferenciada: tienes la tienda, Forgeworld separado de ésta, el museo, la sala de juegos y la taberna Bugman. Pasaré a hacer un pequeño comentario de cada una. La tienda, quitando los objetos exclusivos que se podían conseguir allí, no destacaba en nada, pues como era predecible vendía los productos que todos conocemos. Lo mismo se puede decir para Forge. Como nota curiosa, pude ver todas las referencias de la nueva facción enana para Age of Sigmar expuesta, incluidas las referencias que no estaban a la venta. Y he de decir que el barco grande es demasiado chulo para resistirse.

La taberna de Bugman me encantó, está muy bien ambientada y con bastantes detalles. Aquí os dejo unas imágenes de ejemplo.

La sala de juego estaba ocupada en su totalidad, creo que había algún tipo de torneo. Pude darme una vuelta entre las mesas y prácticamente todas estaban a reventar de escenografía bastante bien acabada. Sin embargo, me he guardado lo mejor para el final: el museo.

Tras unas pocas (muy pocas en mi opinión) vitrinas donde se relata la historia de la empresa, se abre la exposición con una sala dedicada a la nueva franquicia Age of Sigmar. Podría describiros con detalle cada vitrina, pero me quedaría corto. Los dioramas son impresionantes, podrías quedarte todo el tiempo que quisieras viéndolos de la cantidad de detalles que tenían. Tras esta entrada triunfal, el paseo continuaba con cuatro salas más todas ellas dedicadas a Warhammer 40.000. Todos los dioramas eran una oda al universo creado por ellos, tenían un mimo puesto que te hacía embobarte con cada vitrina. En especial la escena de batalla que ha de verse desde un piso superior.

Y es que me gustaría destacar que todo está hecho para qué vivas “la experiencia Workshop”, intentaré explicarme. Sus mundos tienen una entidad propia, un muy marcado carisma que lo hace reconocible nada más verlo (¿Cuántas veces has pensado que esa nueva miniatura tiene ese rollo warhammer?) y todo está enfocado a que te sientas parte de esa comunidad, a que te identifiques con lo que allí ves. Sirva de ejemplo que la misma entrada al museo era una reproducción de un pase imperial que, tras sellarlo, te advertían que si encontrabas un comisario dentro más vale que lo tuvieras a mano. Tonterías, pero que sientan muy bien.

Se trataba de más que una exposición, estaban contándote que tú eres parte de ese mundo, esas figuras expuestas son como las que tu juegas, esas historias que te cuentan los dioramas son las que tu recreas, en definitiva ese mundo forma parte de ti tanto como él no puede existir sin tu participación en el hobby. Podríamos resumir que esa experiencia te arropará tanto como tú la dejes entrar. Por mi parte, no dudé en zambullirme hasta lo más hondo.

Tarjetas escenografía Age of Sigmar

Saludos a todos desde el reino de Azyr. Hago una entrada así de guerrilla para fustigarme por no haber continuado con el ritmo que llevaba, pero bueno la vida a veces te lleva por donde no quieres. El caso es que en breves espero volver al blog con un nuevo cambio de perspectiva pues quiero girar mis intervenciones y centrarlas en Age of Sigmar (sí, sí… en ese juego “””muerto””” para algunos pero que no está muero lo que no puede morir… y ya sabéis como va).

Quiero traer opiniones sobre el juego, táctica y sobre todo trasfondo (me he propuesto que deje de ser el animal mitológico de muchos) pero bueno, ya lo iréis descubriendo poco a poco.

Hoy os traigo algo completamente distinto. He enseñado a jugar a unas cuantas personas y me di cuenta de que a pesar de decirles por activa y pasiva que la escenografía cambia muy mucho la partida, los veía abrumados teniendo que recordar las reglas de las mismas y las suya propias de ejército. Así que, gracias a la idea que me dio mi compañero de club Michael, he hecho unas tarjetas para poner al lado de los elementos para poder consultarlas en cualquier momento.

De momento son sólo las de la tabla que podéis encontrar al final del reglamento que es la básica con la que enseño a jugar, pero la idea es hacer de las otras específicas e incluso de artefactos y poderes de general. Pero bueno, tiempo al tiempo. ¡Espero que os gusten!

Aquí os dejo el enlace: https://mega.nz/#!MSJXGY6L!epva4YtqRqIlKlDupnw-9lbGQnMEnEAneQdwQJVVEW8

Yo lo que hice fue imprimirla y pegarlas sobre una lámina de plasticard para darles consistencia.

AoS28: Dark Age of Sigmar

Buenas!

La mayoría de escritores de este blog somos fans (y jugadores ocasionales) de Age of Sigmar. Por no decir que todos.

Para muchos la muerte del viejo mundo significó el fin de una era, el final de años y años de un trasfondo que desde la Tormenta del Caos estaba enrarecido, y no éramos pocos los que pensábamos que necesitaba avanzar en el tiempo, al estilo de la campaña Escalation de Reinos de Hierro.

Entonces llegó el Fin de los Tiempos.

Y como en esta bonita pero triste melodía los aficionados se despidieron del Viejo Mundo para ver el alumbramiento de los Nueve Reinos, el nuevo universo de fantasía de GW.

Tras casi dos años desde su nacimiento los cambios en AoS han dado mucho que hablar, pero en los últimos meses he notado cambios en la comunidad muy interesantes. En primer lugar, la comunidad anglosajona crecía enormemente, con eventos de varias decenas de personas y apoyo por parte de la empresa (como Warhammer TV y sus streamings diarios en Twitch y vídeos en YouTube), que aportaban el aspecto competitivo que parecía haber perdido el hobby

Por otro lado empezaban a aparecer obras de grandísimos pintores, muchos de ellos con un tremendo camino detrás (y relacionados con Inq28 muchos de ellos) que terminó desembocando hace apenas unos días en AoS28: The Dark Age of Sigmar.

Esta “variante” del juego no es más que una respuesta de los jugadores ante las posibilidades que ofrecen tanto las nuevas figuras como el trasfondo, pero llevándolas a un tono grimdark que no tienen recién salidas de la caja.

Algunas figuras relevantes como John Blanche se han adherido al movimiento (como ya lo estaban en la versión futurista) y no dudo que otros varios vendrán detrás. En la web de ex-profundis tenéis tanto una introducción como una pequeña FaQ sobre el movimiento que lo explican infinitamente mejor de lo que yo pueda ser capaz.

Sin duda alguna, este año va a ser muy intenso en los Nueve Reinos.

Manual de Campo para Generales 2.0

Buenas!

Para los bisoños, el Manual de Campo para Generales publicado por la innombrable ha sido una “vuelta de hoja” al estilo que parecía que deseaban dar a Age of Sigmar. Sin embargo, aquellos que llevéis unos añitos en esto de las miniaturas recordaréis seguramente el primer Manual de Campo publicado por Games Workshop allá por el 2004. El reglamento incluía (entre otras cosas) campañas varias, reglas para barcos, asedios e incluso alianzas. En mi caso no pude comprarlo en su momento y tras varios años pude obtener un ejemplar, una vez ya nuestra pasión por Warhammer Fantasy estaba de capa caída.

Por ello, cuando se anunció la publicación del nuevo General’s Handbook para AoS, y más cuando se anunció su asequible precio, decidí que independientemente de jugarlo o no, iba a comprar el suplemento.

Poco antes de su salida, Martineando y yo decidimos darle otro tiento a este reglamento, y por ahora estamos bastante contentos (yo con skaven y sus divertidas reglas, muchísimo Risa) con lo que nos ofrece, así que esperad alguna otra publicación al respecto.

Comprado el libro el día de su salida, he aprovechado un pequeño parón estival para leerlo a fondo y hacer algunas anotaciones al respecto, y ahora toca compartirlas con vosotros:

 

El manual

El reglamento es un suplemento de 169 páginas, divididas de la siguiente forma

  • Cómo usar los suplementos
  • Multijugador
  • Partidas narrativas (la mitad del libro)
  • Partidas por puntos
  • Alianzas y reglas de juego

La sección de multijugador incluye una serie de partidas para que puedas jugar a 3 o más jugadores. Alguno de los escenarios es interesante pero la mayoría de ellos ya los hemos jugado en otras múltiples ediciones (rey de la colina, por ejemplo). La sección de alianzas incluye una serie de ventajas absurdamente buenos para quien se limite a llevar a tropas de la misma alianza, de manera que si tu grupo de juego local o tu organizador de torneos favorito las acepta, no vas a salirte de esas opciones nunca.

La sección de partidas por puntos incluye básicamente eso: Puntuaciones para creo que todas las tropas salidas hasta ahora, organizadas por facción y afiliación, estableciendo los mínimos, máximos y reglas especiales (línea, líder, artillería o behemoth) que tiene la tropa.

Para el final dejo mi sección favorita, la de partidas narrativas. Esta sección me ha encantado ya que ofrece 14 escenarios (con las fuerzas a usar, pero te anima a cambiarlas si quieres!), tablas de banda para crear y evolucionar tu propia banda (concepto que usan muchos juegos pero que me ha gustado muchísimo verlo aquí) y finalmente una matriz de campaña genialerrima que entrelaza los diferentes escenarios según vayas ganando o perdiendo. Sólo por esta sección me parece que si juegas a AoS es una compra obligada.

Durante toda esta sección, y desde el inicio del libro, te hablan de que el objetivo del juego es divertirse, y te animan a modificar, desechar o cambiar las partes que tú quieras del libro, con una idea contraria a la competitividad a ultranza, lo que a muchos nos sacó del mundillo workshop en su día.

 

Calidad

El reglamento se presenta en tapa blanda (MAL) con hojas de buena calidad, buen color y un diseño bastante bueno, como se espera de los productos de Games Workshop. No he encontrado faltas de ortografía reseñables (dos leídas rápidas, posiblemente se me haya escapado algo) ni incoherencias importantes fuera del Spanglish que estamos viendo en las últimas ediciones. Doloroso resulta el uso de la guarda posterior para incluir el reglamento.

En cuanto a la calidad de lo escrito, me parece mediocre. Durante mis años como wargamer he leído muchas campañas y participado en alguna, y creo que la calidad del texto no pasa de “aficionado que hace algo para su club” con una maquetación profesional. Sinceramente creo que “heroes of the aturi cluster”, una campaña para Xwing gratuita y diseñada por alguien no profesional le da mil vueltas a lo leído en este libro. Para mí este es el punto más negativo de todo y lo único que no me hace considerarlo “reglamento del año”.

 

Conclusiones

Creo que nos encontramos ante lo que debería haber sido AoS desde su origen: Un sistema que combina campañas narrativas, sistema competitivo y diferentes libros “de facción” que aporten nuevos contingentes y actualicen los viejos.´

Me faltan además diferentes reglas para unificar algo más el reglamento, por ejemplo una que establezca los tamaños de peana para los diferentes tipos de tropa.

Aunque presenta una buena calidad general, tiene varios detalles que lo dejan en un notable.

Personalmente tengo intención de montarme una fuerza para AoS, bien sean unos vampiros, unos hombres bestia o rebasando mis queridos mercenarios. Veremos a ver qué sale de todo esto Risa