VISITA A LA CENTRAL DE GAMES WORKSHOP

Enlazando con el anterior post de mi compañero Igcaspe, los que nos quedamos más días después del Salute hicimos una escapada a la central de la empresa que me vio nacer como jugador de miniaturas. Es innegable que Games Workshop no ha estado en sus mejores años, pero aparte de creer que lo está enmendando no podía dejar pasar esta oportunidad. Para los impacientes diré que la visita resultó increíble, pero me gustaría matizar un par de cosas.

La central está en Nottingham a escasas dos horas en tren de Londres. Nada más acercarte a la sede, ves que el paradigma ha cambiado, ya no te recibe uno de los orgullosos hijos de Guilliman, sino un guerrero sagrado de Sigmar y tampoco podrás ver el Aquila imperial, ha dejado paso a Ghal Maraz sin duda preludio de que algo ha cambiado (si es para mejor o peor lo dejo a discreción del lector). No obstante, al rodear el edificio podemos encontrar tanto el Aquila como la estatua del marine.

La parte visitable está bien diferenciada: tienes la tienda, Forgeworld separado de ésta, el museo, la sala de juegos y la taberna Bugman. Pasaré a hacer un pequeño comentario de cada una. La tienda, quitando los objetos exclusivos que se podían conseguir allí, no destacaba en nada, pues como era predecible vendía los productos que todos conocemos. Lo mismo se puede decir para Forge. Como nota curiosa, pude ver todas las referencias de la nueva facción enana para Age of Sigmar expuesta, incluidas las referencias que no estaban a la venta. Y he de decir que el barco grande es demasiado chulo para resistirse.

La taberna de Bugman me encantó, está muy bien ambientada y con bastantes detalles. Aquí os dejo unas imágenes de ejemplo.

La sala de juego estaba ocupada en su totalidad, creo que había algún tipo de torneo. Pude darme una vuelta entre las mesas y prácticamente todas estaban a reventar de escenografía bastante bien acabada. Sin embargo, me he guardado lo mejor para el final: el museo.

Tras unas pocas (muy pocas en mi opinión) vitrinas donde se relata la historia de la empresa, se abre la exposición con una sala dedicada a la nueva franquicia Age of Sigmar. Podría describiros con detalle cada vitrina, pero me quedaría corto. Los dioramas son impresionantes, podrías quedarte todo el tiempo que quisieras viéndolos de la cantidad de detalles que tenían. Tras esta entrada triunfal, el paseo continuaba con cuatro salas más todas ellas dedicadas a Warhammer 40.000. Todos los dioramas eran una oda al universo creado por ellos, tenían un mimo puesto que te hacía embobarte con cada vitrina. En especial la escena de batalla que ha de verse desde un piso superior.

Y es que me gustaría destacar que todo está hecho para qué vivas “la experiencia Workshop”, intentaré explicarme. Sus mundos tienen una entidad propia, un muy marcado carisma que lo hace reconocible nada más verlo (¿Cuántas veces has pensado que esa nueva miniatura tiene ese rollo warhammer?) y todo está enfocado a que te sientas parte de esa comunidad, a que te identifiques con lo que allí ves. Sirva de ejemplo que la misma entrada al museo era una reproducción de un pase imperial que, tras sellarlo, te advertían que si encontrabas un comisario dentro más vale que lo tuvieras a mano. Tonterías, pero que sientan muy bien.

Se trataba de más que una exposición, estaban contándote que tú eres parte de ese mundo, esas figuras expuestas son como las que tu juegas, esas historias que te cuentan los dioramas son las que tu recreas, en definitiva ese mundo forma parte de ti tanto como él no puede existir sin tu participación en el hobby. Podríamos resumir que esa experiencia te arropará tanto como tú la dejes entrar. Por mi parte, no dudé en zambullirme hasta lo más hondo.

RESEÑA GATHERING STORM: LA CAIDA DE CADIA

“Parece que el fin de los días está cerca. Traidores, mutantes y herejes se rebelan en cantidades sin precedentes. La maldición de los psíquicos devora el alma colectiva de la humanidad. […] y cada día la inevitable perdición está un poco más cerca…”

Así comienza el nuevo libro de Games Workshop que nos trae una nueva campaña en el milenio donde sólo hay guerra. Mi relación con warhammer 40k siempre ha sido de amor odio Me encanta el trasfondo pulp y gótico donde no hay una línea definida entre los buenos y malos, una ambientación opresiva y agobiante donde se desarrollan un sinfín de buenos conceptos. No he jugado todo lo que me gustaría y es que creo que las reglas no pasan por su mejor momento y el trasfondo creo que estaba un poco estancado y únicamente orbitaba alrededor de las mismas ideas.

Con las últimas campañas que ha publicado (véase War zone Fenris) volvieron a captar mi interés, ya os dije que era un amante de la narrativa. Parece que el que ha tomado las riendas de Workshop sabe lo que hace (y sí, soy uno a los que les gusta Age of Sigmar). Así pues, me he dispuesto a reseñar esta campaña que comienza con el libro que nos ocupa. Antes de entrar en detalles, diré que sólo voy a hacer una reseña de la parte de trasfondo y no de las reglas pues no tengo la experiencia suficiente en juego como para analizarlas. Es una mala costumbre que tengo la de no hablar de lo que no sé (cof *cof V4 de FoWcof). Además haré un primer vistazo sin spoilers y luego pasaré a resumir el argumento, así que la policía del spoiler puede estar tranquila.

La caída de Caida nos presenta un libro en tapa dura de 135 páginas donde al menos 100 son de trasfondo. El argumento nos centra en la decimotercera cruzada llevada a cabo por Abaddon. Ésta acaba por llegar a Cadia y nos narra el intento del citado lord del caos por tomarla. Enfrente, encontrará la feroz resistencia de Creed, máximo responsable de su defensa, que ayudado por una santa en vida (Celestine) y una inquisidora (Greyfax) tratará de poner fin al asalto.  Por si esto fuera poco, el archmagos del ordo mechanicus Belisarius Cawl parece haber descubierto que la defensa de Cadia es mucho más importante de lo que parece. ¿Conseguirá el saqueador tomar por fin este mundo?

A partir de la siguiente foto se va a entrar a resumir el suplemento, así que si no quieres recibir spoiler salta de foto a foto donde encontrarás mis impresiones y unas notas finales.

Santa Celestine

Santa Celestine

 

En el suplemento encontramos una clásica estructura de telaraña. La historia abre con unas escenas que parecen inconexas: hay un sueño de alguien que parece estar muerto, la conversación de un líder necrón, Cawl descubriendo algo en un yacimiento y siendo guiado por un vidente Eldar y al mundo fortaleza Phalanx siendo atacado por el príncipe demonio Be´lakor, conforme avancemos en la historia veremos cómo se conectan todas las tramas.

De las anteriores, sólo se desarrolla la de Be´lakor y es que su osado ataque directo a Terra parece ir viento en popa pero gracias a unas medidas desesperadas como es apuntar las armas de la Phalanx sobre ella misma y la aparición de la Legión de los condenados logran rechazar su asalto. Sin embargo los condenados no desaparecen una vez eliminada la amenaza y la nave fortaleza entiende lo que debe hacer y pone rumbo a Cadia.

El mundo de Cadia se encuentra defendido por su inseparable Guardia Imperial, hermanas de batalla y un puñado de marines (de los que destacaremos a algunos ángeles oscuros, lobos, templarios negros  y ultramarines). El primer ataque de abbadon es fuerte, lo lidera un príncipe demonio que desembarca con todo su potencial que incluye hasta a caballeros renegados. La lucha es encarnizada y los pobres defensores no hacen más que perder terreno. Las hermanas están casi diezmadas, los marines que quedan en tierra aguantan mejor el tipo pero son muy superados en número, sin embargo los lobos que intentan librar un combate aéreo van muy mal y los caballeros apenas pueden contener a los renegados debido a los regalos del caos de estos últimos.

Cuando la esperanza parece perdida suceden dos hechos: llega una santa en vida, Celestine, que revive a las líderes de las hermanas de batalla e insufla coraje en muchas tropas (ya tenemos la primeras historia, pues de ella era el sueño que hemos mencionado al principio) y llega la Phalanx. La santa en vida logra acabar con el príncipe demonio y da un respiro a los defensores; mientras que el mundo fortaleza ofrece un respiro también en el aire. Pero como la alegría dura poco en la casa de los devotos del emperador el propio Abbadon decide liderar el ataque en persona.

La invasión que lidera el saqueador se nos describe como un asalto brutal donde se pone toda la carne en el asador. Por otro lado, Cawl llega a Cadia con refuerzos del mechanicum pero pide que le lleven directamente a investigar los grandes pilones de Cadia pues cree haber descubierto algo sobre ellos (ya tenemos otra de las historias imbricadas). Mientras el asalto continúa, para los defensores se pone peor pues se abren portales y los demonios ayudan al asalto de los caóticos. Abbadon se dirige directamente al subsuelo de Cadia lo que confirma las sospechas de Cawl.

El archmagos  confiesa que los pilares que están diseminados por todo Cadia son en realidad anuladores del inmaterium y clave para que el ojo del terror no se extienda. A pesar de que llevan medio desconectados tantos milenios han podido contenerlo, pero él, se dispone a activarlos a plena potencia. En este momento, aparece una de las partes más flojas del libro y es que mientras en el subsuelo se libra una feroz batalla, hace acto de aparición el líder necrón Trazyn el infinito que suelta parte de su colección de personas para ayudar a los muy menguados defensores y entre ellos se encuentra la inquisidora Greyfax.

Cawl consigue activar los pilones pero se produce un resultado agridulce. Si bien los demonios quedan desinvocados y Abbadon pierde parte de sus regalos del caos, la santa en vida pierde su conexión divina con el inmaterium, la legión de los condenados desaparece y muchos psíquicos deben ser sacrificados porque se vuelven locos. En el cielo las cosas mejoran también y la Phalanx ha logrado destruir una fortaleza negra. Con los últimos zarcillos del inmaterium extinguiéndose Abbadon (herido por la espada santa de Celestine) decide teleportarse a su nave pues Cadia ya estaba condenada, pues una vez arriba el saqueador ordena encender los propulsores que funcionen de la fortaleza negra rota y hacerlos caer sobre Cadia. Los enormes vestigios caóticos caen partiendo su tectónica y condenando el sistema. Y es que Caida es engullida por el ojo del terror, de 850 millones de personas apenas escapan 3.

Empieza una huida que me recuerda al primer capítulo de la serie Battlestar Galactica. La flota imperial escapa a duras penas con las legiones caóticas disparándoles y matando a muchos leales al emperador por el camino. Para que puedan saltar, las naves del mechanicum se quedan para retener a las tropas del saqueador pero cuando se disponen a saltar, están tan estropeadas que deben aterrizar en un planeta cercano.  Aquí, siguen siendo masacrados por las legiones negras y cuando todo parece perdido, un portal se abre y aparecen los eldar al rescate que logran rechazar al caos y teleportan a los pocos supervivientes que quedan.

Y así acaba este primer libro de la campaña.

El archmagos Cawl

El archmagos Cawl

Desde aquí podéis seguir leyendo libres de spoilers. A estas alturas de la película no descubriremos a nadie si decimos que el universo de 40k está construido a base de clichés. A pesar de la aversión que se les tiene, siempre he considerado si éstos son usados correctamente y creo que el milenio donde sólo hay guerra sabe colocarlos a la perfección. El libro que nos ocupa ofrece una historia vibrante, una lucha que rezuma heroicidad y planta la semilla de lo que puede ser un importante avance en el trasfondo. Además, me encanta ver como hace guiños a su anterior campaña de Fenris cuando habla de los aullidos que se oyen de noche o como los lobos espaciales no quieren hacer guardia junto a ningún capítulo más, incluso hay pequeños extractos de conversaciones donde se preguntan ¿cuantos han sido esta vez? haciendo referencia a su maldición Wülfen.

Sin embargo, de todas esas luces tiene unas pequeñas sombras que deben ser comentadas. Abusa del deus ex machina y es que cuando no se sabe resolver un conflicto llega un mesías salvador y soluciona todo. Ojo, si esto lo usas una vez le da ese aire épico que respira el milenio oscuro, pero el abuso del mismo hace que la narración se desinfle. Otro punto negro según mi punto de vista es la trama de Trazyn el necrón, quizá en posteriores libros esclarezcan más su participación pero aquí está metido un poco con calzador. En cuestiones ajenas al argumento hay otros puntos que afean el resultado y es el consabido spanglish al que ha quedado relegado las traducciones y el inflado precio que presenta el manual, pues 40 € por las 136 páginas me parecen excesivos.

Aun así, mi valoración final es de un aprobado notable pues me da todo lo que le pido a esta ambientación y me hace volver a tener interés por el discurrir de sus personajes e incluso un poco de fe en que el trasfondo va avanzar por fin. Veremos cómo continua todo.

PD: He incluido enlaces a la wiki en muchos de los términos de los que se hablan para el que conozca menos del trasfondo pueda consultarlos y entender más la historia.